Artículo publicado en el suplemento semanal de la revista The Show Room Mag del periódico El Día, el 28 de agosto de 2016 

Ir a un SPA, sí, ¿pero a cuál?

Bueno, bonito y barato, ¿qué más puedes pedir?

Pues ciertamente se puede pedir más, pero ¿qué más? Son muchas las ocasiones en las que me preguntan a qué spa de Tenerife se puede ir, dada mi extraña especialidad, la cual es precisamente el wellness, es decir, el bienestar (grato trabajo, por cierto) y la salud (health). Mi respuesta no suele ser muy tajante, pues hay para todos los gustos, bolsillos y miramientos.

Es muy común hablar de los spas (palabra de origen dudoso, pues se piensa que puede proceder del acrónimo latino salus per aquam, o bien de una ciudad ubicada en la provincia de Lieja, en Bélgica, famosa desde la época romana por sus centros de aguas termales), pero si lo hacemos de las aguas que son la parte esencial de centros lúdicos de esparcimiento personal, es otra cosa. Casi todos tenemos experiencias o anécdotas de estos lugares tranquilos, rodeados de paz y armonía… ¿O no?

Una manera de disfrutar las vacaciones es darse una escapadita a un spa, de ahí las preguntas que comenté al principio acerca de cuál aconsejo visitar, pues muchas veces es difícil decidir. Nos surgen dudas: “es muy caro”, “está muy lejos”, “es demasiado grande y están llenos de gente”, “va gente que no entiende el concepto de paz y armonía”, “es barato, pero no funcionan la mitad de las cosas”. O lo peor, “está lleno de moho…”. De ahí que mi respuesta sea, en muchas ocasiones, una pregunta: ¿cuánto quieres gastarte?, ¿te importa si está lejos? o incluso, ¿qué es lo que buscas?, ¿un rato de ocio y descanso entre amigos o relajarte por completo?  Respecto a los conceptos de “falta de armonía” y “moho”, por supuesto que omito nombrar centros que se caractericen por tales rasgos, no me la voy a jugar.

Pero ¿qué precio le ponemos a nuestro tiempo y/o a nuestra salud?  Los spas son lugares donde se recupera la energía perdida y encontramos la relajación anhelada, y opino que debemos ser bastante exigentes con nosotros mismos. Algo así como “porque me lo merezco, me voy a dar el gustazo de gastarme 30€ en mí” y, por otro lado, hacia el lugar donde finalmente decidimos dirigir ese dinero. Es decir, que esté limpio, que todo funcione, que no haya colas para acceder a los diferentes servicios, etc.

En Canarias y en particular en Tenerife, por suerte, existen spas que cubren las expectativas en todas sus vertientes. Los podemos encontrar en el Norte y en el Sur. Hasta en centros metropolitanos, por lo que acceder a ellos es fácil. ¡Bien!

Una vez elegido el lugar que, por las características que tengamos en mente, nos conviene asegurarnos de que ofrece la calidad que responde a nuestras expectativas, nos ponemos en marcha para disfrutar de una jornada de auténtico relax. Poca maleta tenemos que hacer, pues normalmente a la llegada te ofrecen una taquilla que dispone de toalla, albornoz, gorro y otros elementos complementarios para el aseo personal. Aunque todo depende del importe que tengamos en mente, el disfrute de la jornada está garantizado.

Algo que no debemos olvidar es el protector solar, en el caso de haber elegido un spa descubierto, pues el sol no perdona y deja su huella. No solo el día que abusas de él, sino más adelante, pero de eso hablaremos en otra ocasión. Te sorprenderá lo que repercute al poco tiempo, y no me estoy poniendo en el peor de los casos como es el cáncer, sino temas más benévolos o estéticos que también nos afectan.

Un último consejo por hoy: si tu experiencia en el spa elegido no corresponde a tus expectativas, no lo dejes pasar. Explícale al responsable del centro lo que no estaba a la altura de tus deseos ya que has pagado por ello. Es una de las formas más efectivas de rectificar,  mejorar las instalaciones y subsanar tu reclamación.

Hoy en día existen elementos que aseguran que tus expectativas se van a cumplir, como son los sellos de calidad. En el caso de los spas, está EuropeSpa, el sello de calidad internacional para centros de salud y bienestar, aunque todavía no hay ningún spa en Canarias que presuma de tenerlo, pero no me doy por vencida. Canarias demuestra día a día una correcta actitud hacia la mejora continua. Mira al futuro y pone empeño en salir adelante, por lo que estoy convencida  de que pronto empezarán a presumir de ondear la bandera de la calidad en muchos hoteles con spa. Lo veremos todos juntos.

Nuestros servicios

Para cualquier duda o aclaración acerca de nuestros servicios, contacte con nosotros a través de nuestro formulario de contacto o por medio del siguiente correo electrónico:

info@redsenses.com

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Consultoría Health&wellness